Inicio

“Un niño que ha jugado adecuadamente será un adulto que se integre constructiva y creativamente a su realidad”
ÓSCAR A. ZAPATA (psicólogo especialista en juego infantil)

NIÑO ABURRIDO, NIÑO CREATIVO

Publicado por asesor | 04 sep 2013

“Una generación que no soporta el aburrimiento será una generación de escaso valor”

B. Russell (Filósofo, matemático y escritor británico)

 

Recientemente ha acabado la época estival y ya estamos inmersos en las rutinas del otoño. Pero si rebobinamos un poquito, estoy completamente segura que la mayoria de los padres os habeis enfrentado, sobre todo los últimos días de verano, a un enemigo poderoso… el aburrimiento de vuestros  hijos.

Ya no les llama la atención bañarse en la piscina, ni montar en bici, ni siquiera hacer una ultima escapada antes de empezar las clases. Los niños están totalmente aburridos y los padres totalmente desesperados!!! Estamos deseando que comience el cole y volver al ritmo normal donde no hay lugar para las quejas porque no hay tiempo para tenerlas…  Colegio por la mañana, danza, música o inglés por las tardes… y nosotros padres, locos por la ciudad dando saltos de una actividad a otra para que aprendan mucho y sean  hombrecitos y mujercitas de provecho en su futuro.  Pero ante tanta actividad, los niños se siguen aburriendo ¿porqué?.

Los niños se aburren de todo al final del verano

La sociedad actual nos ha vendido la sensación de que es “malo” estar sin hacer nada por lo que los padres nos hemos creado la necesidad de mantener constantemente entretenidos a nuestros hijos, además, entendemos el aburrimiento como algo que amenaza el equilibrio familiar, un vacío agobiante que nos vemos obligados a llenar y muchas veces no sabemos como. Cuando los niños están entretenidos, todo funciona, pero cuando se oye la frase….. ¡Me aburrooooo..!!!! se disparan todas las alarmas.

El aburrimiento tiene una finalidad

Es importante entender que si algo existe es porque tiene una finalidad, y el fin del aburrimiento no es estresar a los padres, sino estimular a los niños. Hay muchos expertos que señalan el aburrimiento como un “estado creativo” y no les falta razón, veamos por qué.

Etimológicamente, aburrirse significa sufrir un estado de ánimo causado por la falta de estímulo, diversión o distracción. Los niños de hoy en día viven en un estado “hiperestimulado” en el que las distracciones no faltan y cuando esto ocurre, tenemos unos aliados poderosísimos que dejan al aburrimiento KO en el acto… los dispositivos con pantalla. Podríamos describir una tarde cualquiera de un niño cualquiera de la siguiente manera: Llegar del colegio – merienda – tareas – actividades extraescolares – un rato de tele o consola – cena y a dormir… Como constatamos, una tarde entera sin espacio para aburrirse. Entonces ¿qué pasa cuando el niño tiene un rato libre entre tanta programación?, pues, que se aburre…

Es hora del juguete educativo en La Didacteca

Cuando propiciamos que el tiempo de nuestros hijos esté absolutamente programado y cualquier tiempo libre es ocupado con maquinitas o televisión, les estamos quitando la oportunidad ser creativos. Al estar siempre ocupados con actividades o tele, los niños no aprenden por sí mismos a llenar ese espacio muerto donde no hay nada que hacer y entonces reclaman el entretenimiento al que están acostumbrados. Digamos que mantenemos su iniciativa creativa “anestesiada” mermando la posibilidad de cualquier innovación.

Pensar, entretenerse, crear, inventar, imaginar… supone un esfuerzo personal que no todos los niños están dispuestos a hacer, no por pereza o desgana, sino por falta de costumbre. “… Las expectativas culturales de que los niños deben estar siempre activos podrían obstaculizar el desarrollo de su imaginación…” Dice Teresa Belton, investigadora de la Universidad de Educación y Aprendizaje Permanente de East Anglia en el Reino Unido.

Combatirlo es fácil

Entonces, ¿como combatimos el aburrimiento?, muy fácil, dejando que los niños se aburran. Es más, debemos favorecer la aparición de estos huecos en su rutina para dar una oportunidad a la aparición del aburrimiento y por tanto la necesidad de pensar. Podemos explicarles que hay que dejar un ratito al día para descansar y “no hacer nada”, ayudarles con pequeñas sugerencias para ocupar ese rato o incluirlos en las actividades que estemos realizando en ese momento, – ¿Me ayudas con la cena?-, y sobre todo, nunca convertir la tele en nuestro aliado, ni transformarse en su juguete personal y, por supuesto, facilitarles un entorno creativo con materiales o juguetes adecuados. Yo lo llamo “dejar que se aburra con cariño”.

El aburrimiento está muy ligado con la capacidad de pensar e innovar y para estimular la creatividad hay muchas técnicas.. No te pierdas el  siguiente post de La Didacteca!!

3 Comentarios

  1. Ana dice:

    Me gusta mucho esta reflexión que comparto al 100 por 100

  2. Diego Armando Ramírez Solano dice:

    Me parece muy util que publiquen noticias o información de este tipo, ya que son de mucha utilidad, sumando que hoy aprendí algo nuevo e interesante.
    GRACIAS!!

  3. Ojalá la gente se preocupara un poco más por la educación y motivación de los infantes. Tendríamos una sociedad mucho más próspera

Deje su comentario